La ciencia lo confirma: los gatos saben su nombre, pero nos ignoran cuando los llamamos.

Todas las personas que han tenido gatos se han preguntado si su animal de compañía decide ignorarlos cuando lo llaman, o si simplemente no reconocen el nombre que les han asignado. Las dudas se acabaron, ya que un grupo de científicos japoneses descubrieron que los gatos conocen sus apelativos (incluso cuando los pronuncia un desconocido) pero lo ignoran cuando un humano lo menciona. Los detalles fueron revelados en Scientific Reports.

El estudio, liderado por la psicóloga conductual Atsuko Saito de la Universidad de Sophia, tenía como objetivo descubrir si los gatos distinguían entre su nombre y otras palabras. «Amo a los gatos. Son tan lindos y tan egoístas. Cuando quieran ser tocados, vendrán a mi lado, pero cuando quieran que los dejen solos, simplemente se irán «, dijo la investigadora a National Geographic.

El estudio

Para poder analizar a los felinos, los científicos visitaron cafés para gatos, en Japón, en donde diversos animales se mezclaban entre sí y con los comensales. Asimismo, visitarn casas de familia que tuvieran un gato como mascota. Así legarona una muestra de 78 gatos para ser analizados.

Sin el dueño cerca, los investigadores reprodujeron grabaciones de la voz del propietario diciendo cuatro palabras, con 15 segundos de diferencia, de la misma longitud y similar acento al nombre de la mascota. Se evaluó la forma de las orejas, la cabeza, cola y patas de los gatos cuando escuchaban el sonido de estas palabras.

Saito y sus colegas creían que los gatos se acostumbrarían a los sonidos, pero al escuchar su nombre reaccionarían diferente. Por ello se excluyó del análisis a aquellos que no se acostumbraron al sonido de la grabación. Solo 16 pasaron la prueba.

Un total de 11 gatos sí se acostumbraron a las grabaciones, decayendo su actividad y respuestas entre la primera y la cuarta palabra. De estos 11, nueve reaccionaron diferente cuando escucharon su nombre. Al realizar la misma prueba con personas extrañas, 13 de 20 felinos respondieron a sus apelativos.

¿Por qué no responden al llamado?

Saito tiene una hipótesis sobre por qué los gatos no siempre responden a su nombre: simplemente te están ignorando. De hecho, él piensa que eso es parte de la naturaleza de los felinos.

“Los gatos no están evolucionados para responder a las señales humanas. Se comunicarán con los humanos cuando quieran. Así es un gato”, explicó.

Debido a su instinto, hay quienes preguntan si hemos domesticado a los gatos o nos han domesticado ellos a nosotros. Sin embargo, recientes estudios refieren que la relación entre tu personalidad y la de tu gato es más profunda de lo que crees.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!