La resolución, con un voto 16-13 a favor, fue aprobada este lunes en el senado local de Arizona. Sin embargo, de acuerdo con los expertos, no es más que un gesto, ya que no tiene una legislación que la apoye.

El estado se sumó así a once otros en aprobar resoluciones parecidas. Arkansas, Kansas, Louisiana y Tennessee lo hicieron en 2017. Florida, Idaho, Kentucky y Pennsilvania aprobaron las medidas en 2018. Utah, por su parte, un estado muy conservador y con una alta población de mormones, fue la primera en conseguirlo (2016).

En la Casa de Representantes local, la resolución pasó casi de manera unánime, con un 18-1 a favor. El único voto en contra fue del demócrata Cary Pigman, el único médico en el comité

La resolución aprobada precisa que la pornografía tiene vínculos con una gran variedad de efectos nocivos para la salud, incluida la baja autoestima y los trastornos alimenticios, así como la violencia normalizada y el abuso de mujeres y niños.

«Es potencialmente adictiva, lo que resulta en que los usuarios consumen contenido cada vez más impactante para satisfacer esa adicción«, señalaron los legisladores de Arizona.

Sin embargo, los estudios no son concluyentes. Algunas investigaciones indican que los que miran pornografía más jóvenes tienden a tener relaciones sexuales antes que los que no consumen, y otros dicen que una exposición en una edad temprana puede afectar las actitudes de los hombres hacia las mujeres.

Pero la mayoría de los expertos aseguran que las investigaciones sobre el tema son «poco convincentes» en el mejor de los casos. El doctor Pigman, que votó en contra de la resolución, señaló que hay problemas que involucran a un número considerablemente mayor de gente.

«Soy un médico practicante y veo problemas de hipertensión, obesidad, diabetes» y otros casos relacionados con problemas de salud sexual, como «la transmisión de VIH» que se encuentran en aumento en el país y que son problemas más urgentes de atender.